Papilla de fruta: ¡volvemos de nuevo con ellas!

Mi pequeña bebé ya tiene 5 meses y el pediatra me ha recomendado introducir la papilla de fruta poco a poco para ir viendo las alergias. Como es verano, me ha comentado que también podría probar el melón y la sandía, ya que son las frutas de este tiempo e imagino que pocas veces dan algún tipo de problema de intolerancia.

Sigue leyendo Papilla de fruta: ¡volvemos de nuevo con ellas!

Mis bebés mellizos ya no quieren papilla

Mis mellizos ya no quieren papilla

Ayer mis mellizos cumplieron los 13 meses. Y ya no comen papillas ni de carne ni de pescado (estas ya hace tiempo que no las tomaban por la pena de tener que tirarlas enteras). Eso sí, las de fruta aún las toleran, no sé por qué…

Además, también hemos notado que comen menos. No es que no coman, si no que han bajado el ritmo. Supongo que se debe a que también ha bajado el ritmo de crecimiento y que sus necesidades ya no son las mismas (¡la verdad es que los bebés pequeños pueden ser máquinas de engullir!).

1. Pau, el mellizo que marca el camino

En este artículo ya bastante antiguo,  explico como Pau fue el primero en “destetarse”. Cada vez que le arrimaba la teta lloraba y lloraba y llegó el momento que ya no había forma. Con tres meses ya me dijo “basta de teta mamá, ¡que yo paso!”. Al poco, el otro mellizo me hizo igual: ¿se copiaron el uno del otro? No lo sé.

Pues con las papillas ha pasado exactamente lo mismo: Pau empezó con los berrinches, aunque Marc aún seguía comiéndoselas. Pues al final hemos cambiado ya de rumbo para que podamos comer todos y tranquilos, sin berrinches ni obligados: comer no tiene que ser un mal trago para nadie.

Pau ha demostrado hasta ahora tener las ideas claras y hacérnoslas saber. Siempre tiene ganas de hacer cosas nuevas: ahora hasta coge el tenedor y se lleva las cosas a boca. 

2. Empieza la era de las “pequerecetas”

Cuando empecé a hacer los purés, lo encontré un verdadero engorro: tienes que aprender cómo hacerlos (recetas, medidas…), cómo conservarlos (vacío, nevera, congelador), si comprar o no una máquina específica… Sobre todo es un engorro la papilla de fruta fresca, ya que es la más saludable pero tienes que estar en casita para hacerla.

Por otro lado y como ventaja de las papilllas, es que le metes todo lo que quieres y ellos se lo tragan (normalmente).

Pensé que la época de los purés duraría al menos hasta el año y medio. Pero la verdad es que se ha acabado mucho antes: ha sido un proceso lento, pero poco a poco y a base de berrinches, me han comunicado que los purés… ¡que si a caso me los coma yo! Así que ahora ya con 13 meses me encuentro que la era de las papillas se ha acabado y que tengo que elaborar un nuevo recetario, que les guste y que además sea sano.

Empieza la era de las “pequerecetas”.

2. ¿Qué comen ahora?

Pues como casi no tienen dientes (Pau tiene los 4 de arriba y uno abajo: puede cortar la comida pero no masticar; ¡Marc no tiene ni uno entero fuera!) les tengo que dar cosas blanditas. Además, empiezan a tener sus gustos más marcados y no todo vale. 
Esto es lo que comen:
  • Cuando se despiertan (entre 6:30 y 7:30), un biberón de 210 ml con cereales.
  • A media mañana (tentempié, sobre las 10, 10:30), un biberón de 150 ml con cereales.
  • Al mediodía (13h), una “pequereceta”.
  • A la tarde, papilla de fruta y depende como yogur y alguna galleta.
  • A la noche, biberón de 210 ml y “pequereceta” en la mesa con los papis si no están muy cansados y tienen hambre.

3. En qué consisten mis “pequerecetas” para los mellizos

Aún estoy muy verde en cuanto a recetas para niños pequeños (¡sin dientes!) y estoy en fase de pruebas e investigación, pero básicamente les pongo siempre una proteína (pollo, ternera o pavo) con un acompañamiento de pasta o verdura.
Como he dicho la base de la “pequereceta” es una proteína. Pero, como no tienen dientes, en vez de hacer un filete normal, que a parte quedaría muy seco, intento que les sea más atractivo haciendo hamburguesas y añadiendo algún ingrediente más: así se lo comen más fácilmente y el sabor les es más atractivo. Mis experimentos por ahora son:
  • Hamburguesa de ternera con huevo y harina (no sé si es un filete ruso o algo parecido).
  • Pavo con quesitos del caserío y jamón serrano.
  • Pollo con queso y cebolla hervida.
Todos los ingredientes los pongo en la picadora y luego hago hamburguesas pequeñitas. La carne queda con sabor más suave y tierna y se la comen de maravilla.
Por la noche intento darles pescado y además aprovecho y comemos los 4 más o menos lo mismo: merluza, rape… Algún pescado blanco. Aunque a Marc le gusta el atún en conserva no le damos mucho, proque ya hemos oído muchas veces que no es bueno dar pescados grandes por la concentración de mercurio… 

4. Próximas ideas para mis “pequerecetas”

Creo que algo tipo albóndigas también les gustaría bastante y también croquetas.

Mi idea es hacerme con un menú para todos los días e irlo mejorando. Y, sobre todo, y como siempre, ir adaptándome a las nuevas necesidades y gustos que me vayan marcando. Esta etapa abre una oportunidad para ir haciendo que todos comamos las mismas cosas, cosa que nos será muy agradable a los papis :).

Papilla de papaya y plátano

En mi reto porque no se aburran siempre de la misma papilla de frutas, hoy voy a probar con la papaya (mezclada con plátano).

Nunca había probado la papaya y he de decir que me recuerda un poco al aguacate, tanto por la textura como por el sabor un poco.

He hecho demasiada cantidad y creo que le he puesto demasiada cantidad de papaya. La papilla tenía un sabor bastante “fuerte” y hasta a mí me ha cansado comerme la otra mitad que no han querido. Así que volveré a intentarlo con menos cantidad y menos proporción de papaya.

Pero la parte que se han comido creo que les ha gustado bastante y encima, leyendo sobre sus propiedades, veo que se la voy a seguir dando de forma esporádica: ayuda a la digestión, gastritis, estreñimiento, gases…

Yo creo que la papilla de mango les gusta mucho más.

Papilla de mango

Hoy, para variar y probar alimentos nuevos, he hecho papilla de mango. Esta fruta tropical viene de muy lejos y suele tener precios elevados. Además, hay que ir con cuidado de que no esté verde, ya que si no no sabe nada bien. Cuando está maduro tiene un color rojo más intenso y un olor, sin pelar, buenísimo. Así que si por lo menos nos gastamos el dinero, que el mango esté rico.
Esta fruta tiene muchísimas vitaminas (A, C) y es antioxidante.
¿Cómo se pela esta fruta? Yo casi la he matado y estrujado en el bote de la batidora. La verdad que estaba maduro y ha quedado muy buena.
Los ingredientes son:
  • 1 mango
  • 1 zanahoria (yo la he cogido pequeña, también puede ser un trocito).
  • 1/2 manzana
Al principio me parecía que la cantidad era más o menos la misma que les doy, pero como se la han acabado tan rápido no estoy segura que la cantidad haya sido suficiente. Quizás es que les haya gustado mucho. Iremos probando.
A mí el mango no es una fruta que me guste, porque el regusto que tiene a zanahoria no me acaba de hacer el peso. Pero la verdad es que la combinación queda muy buena, sobre todo el contraste con la manzana.

 

Papilla de aguacate y plátano

Parece que hasta los bebés se cansan de que les pongan siempre lo mismo.

La papilla de fruta (fresca) ya la tienen muy vista (y comida) y el otro día “innové” con la papilla de aguacate y plátano. El aguacate tiene muchas buenas propiedades como: vitamina E, omega 3, magnesio, ácido fólico… y tiene mucho más potasio que el plátano. Vamos que esta papilla es una bomba de buenas cualidades alimenticias.

Las cantidades son:

  • Medio aguacate
  • Un plátano

Realmente con estas medidas sale muy justo para dos, pero como acababan de salir de una semana de gastroenteritis más o menos tuvieron suficiente. La siguiente vez haré el doble a ver qué pasa…

Les gustó bastante. El sabor del aguacate queda muy difuminado con el plátano y el del plátano queda muy suave. ¡La recomiendo!

Papilla de lenguado para mellizos

Las primeras papillas de pescado para los mellizos fueron de rape, ya que éste tiene muchas menos espinas y te sientes más seguro de que ninguna va a pasar al puré. Pero para variar un poco probamos el lenguado.

En la pescadería me lo hicieron filetes (aunque luego, después de hacerlo, volví a comprobar) y fue fácil introducirlo luego en las verduras para hacerlo el puré.

Siempre que compramos pescado para los niños aprovechamos para comerlo también nosotros ya de paso. Como no soy mucho de comer pescado, me cuesta bastante. Y la verdad que tantas espinas que tiene este pez cansan bastante: la próxima vez pido que me hagan filetes también para mí! Nada que ver con el rape, que sólo tiene un hueso central.

Aún así, el sabor es muy suave y a los niños les gustó la papilla (con calabaza). Incluso puede que más que la de rape, o quizás sólo fue una sensación.

La papilla de rape y verduras para mellizos

No soy mucho de comer pescado. No he probado mucha variedad y tampoco tengo práctica cocinando, con lo que no me suele quedar demasiado bueno.

Siempre acababa comprando merluza, aunque últimamente he comprado bastante atún y bacalao, ya que tengo por la mano un par de platos muy sencillos (bacalao con tomate, atún encebollado). Por otro lado me encantan los pescados ahumados o marinados, sobre todo el salmón.

1. Papilla de rape para mellizos

Y la papilla de rape me ha hecho descubrir este pescado suave y delicioso. Ellos lo han tolerado muy bien, ya que como digo el sabor es muy suave y queda muy disimulado con las verduras.

2. La receta de papilla de rape y verduras para mellizos

Y como siempre, mis recetas tan similares en ingredientes (aunque ya tengo pensado innovar!), para dos:

  • 100 gr de rape (dicen que es mejor el rape negro porque suelta menos agua)
  • 100 gr de patata
  • 50 gr de zanahoria
  • 50 gr de judías verdes

 La base es la misma que hago con pollo y ternera. El rape con calabaza aún no lo he probado, ¡pero está al llegar!

3. Otros pescados

El pediatra nos dijo que a los 8 meses introdujéramos el pescado: rape, lenguado o merluza. Me he decantado más por el rape al no tener casi espinas y a que además está muy bueno. El precio del rape es alto, pero la merluza y el lenguado no andan muy lejos.

Mi madre probó a darles lenguado, pero por lo visto se dejó una espina que apareció en la papilla y se asustó y dejó de dársela. Habrá que volver a probar.

Papillas con calabaza para mellizos

El pediatra me dijo que las verduras que no podían comer aún eran: brócoli, espinacas y acelgas. Supongo que son las que dan más alergias.

Como ya llevamos tiempo con las papillas, he decidido innovar introduciendo la calabaza, que estamos en temporada.

1. Probando la calabaza en las papillas

Las primeras papillas, tanto de pollo como de ternera con la calabaza les ha gustado. El sabor suave y dulce de la calabaza hace que sea fácil su introducción en la comida.

La calabaza que compro no es como la de Halloween, si no esta:

Por poner alguna pega, la piel es bastante dura y cuesta de pelar. Pero una vez se hierve cuesta que se haga mucho menos que la zanahoria.

2. La receta con pollo y calabaza para mellizos

En las recetas no he cambiado mucha cosa. Las cantidades que hago para dos raciones:

  • 100 gr de pollo
  • 100 gr de calabaza
  • 50 gr de zanahoria
  • 50 gr de patata

3. La receta con ternera y calabaza para mellizos

La receta es muy parecida a la anterior:

  • 100 gr de ternera (no cocida con la verdura, si no a la plancha)
  • 100 gr de calabaza
  • 50 gr de zanahoria
  • 50 gr de patata
He triunfado con estas dos recetas, así que vamos a aprovechar que la calabaza está de temporada para “darle caña”. De todas formas iré alternando y…

4. … probando más opciones

También es posible que haga otras papillas con otras verduras, ya que todavía no han probado el tomate, cebolla, apio…

En fin, que hay bastantes posibilidades pero siempre el “miedo” de que no les guste. Pero probablemente sea importante que prueben cosas diferentes para ir acostumbrando el paladar, ¡así que habrá que currárselo!!