Y donde comen dos, ¿comen 3?

dondecomen2comen3

Con este post anuncio que estamos esperando un tercer bebé… sí, sí, ¡viene el tercer@! Así que además de nuestros mellizos tendremos, ya lo sabemos, una preciosa niña de aquí a otras 20 semanas (no la he visto aún, pero sé que será preciosa).

El embarazo

Ya hemos pasado de la mitad del embarazo y la verdad es que no ha sido muy placentero: hasta la semana 17 las náuseas y mareos han sido bastante fuertes y frecuentes. Ha sido peor que el embarazo de los mellizos, pero no sé si la causa es el ajetreo continuo, el no poder descansar cuando lo necesito. El caso es que hasta he acabado aborreciendo alimentos y bebidas.

En los meses de junio y julio lo pasé bastante mal, con el estómago siempre revuelto y con las energías bajo mínimos. Y no fue hasta que cogí vacaciones y pude estar un poco más en reposo cuando empecé a mejorar un poco.

Como diferencia al embarazo anterior, también he notado los movimientos del feto un poco antes. Y la verdad es que a estas alturas a veces ya pega con fuerza. No sé si se debe a que quizás tenga más espacio (al ser solo una) y pueda moverse más…

Los mellizos

A los mellizos se lo he ido explicando: que tendrán una nueva hermanita, que ahora es muy pequeño y que está en la barriga. Al principio creo que no lo pillaban pero ahora sí que saben que van a tener un nuevo bebé y cuando les pregunto que quién le dará el biberón, me salen dos voluntarios (¡habrá que verlo!).

Parecen contentos con la noticia pero ya veremos qué pasa cuando vean que la mama pasa mucho tiempo con el bebé y deja de tener tanto tiempo para ellos. De todas formas, están acostumbrados a que no están solos y a que me tienen que compartir. Ya veremos cómo se toman las nuevas circunstancias.

Ellos estarán cerca de los 3 años cuando nazca. Además, como están yendo a la guardería, espero que esto ayude a que para entonces sean un poco más independientes y se pueda razonar un poco más con ellos.

De momento sólo esperamos que todo vaya bien y que la niña nazca sana y sin ningún problema. Pero si encima ella quiere ser súper buena, comer bien, llorar poco y dormir toda la noche, ¡pues adelante!