Compota de manzana y pera

compota de fruta
Cada vez hago más compotas. Al principio hacía mucha más papillas con la fruta fresca pero es que te obliga a hacerla al momento y a estar en casa. Y, evidentemente, no puedes dejarla preparada.
Por motivos de logística, hoy no tenía plátanos, sólo manzanas y peras (también naranja pero no las pongo en la compota porque me da la sensación que cogen un sabor amargo). Sé que la manzana y, sobre todo la pera, tienen mucha agua y que la compota podía quedar muy aguada.
Ya hice una papilla de albaricoque, que además de ácida me quedó muy aguada. Esto pasó porque los albaricoques, a pesar de que en la frutería los tenían en la “zona gourmet” (o sea más caros que la media del resto de cosas) y me dijeron que estaban muy dulces, no fue así. Y además porque tienen mucha agua. Al final la acabé tirando.
Pero hoy no estaba dispuesta a hacer eso… Así que se me ha ocurrido echarle cereales, los mismos que le echo al biberón, y la papilla se ha espesado pero quedándome una textura muy fina. Además, yo que odio las compotas porque las encuentro muy dulzonas, me ha gustado, porque los cereales le han rebajado el nivel de dulzor.